Artículos


La radiación de las películas dentales

Por Ginette Izquierdo, DMD, GPR
jueves, 19 de abril de 2012

Un estudio publicado en la revista Cáncer en la edición del 10 de abril 2012 sugiere que la exposición a la radiación obtenida en la toma de radiografías de mordida pudiese ocasionar el tumor cerebral benigno de más incidencia conocido como meningioma.

La radiación ionizante proveniente de la exposición a las radiografías es identificada en el estudio como el potencial factor de riesgo, pero debemos de indicar que al igual que el calor y la luz que son formas de energía la radiación ionizante ocurre naturalmente.

El estudio ha causado revuelo tanto en prensa escrita como en el Internet.  La Asociación Dental Americana (ADA) estuvo en comunicación con las agencias de noticias que emitieron el comunicado y cuestionaron la metodología del estudio.  La posición del ADA se basa en sus recomendaciones y guías para tomar radiografías y hace hincapié que el dentista utilice este recurso diagnóstico para evaluar y dar tratamiento a múltiples enfermedades orales y condiciones.  Una vez la decisión de tomar radiografías está indicada es responsabilidad del odontólogo seguir el principio de ALARA “As Low As Reasonably Achievable” para minimizar la exposición a la radiación.  Entre los principios que debemos considerar están el uso de receptores de imágenes más rápidos o velocidad de la película, buena técnica de exposición y procesado y el uso de delantal de plomo y collar para el área tiroidea.

El ADA revisó el estudio y encontró múltiples sesgos en la recopilación de la información en los que se encuentran la memoria del paciente en indicar la frecuencia y cantidad cuando le fueron tomadas las radiografías.

Hace ya más de una década los avances tecnológicos mediante el surgimiento de la radiografía digital supusieron una drástica mejora en la exposición a cantidad de radiación a la que es sometida el paciente para captar imágenes, inclusive se indica la reducción de hasta 75% en la exposición respecto a la película convencional.

Todos estamos expuestos continuamente a la radiación proveniente de fuentes naturales y esta radiación es calculada en mili sievert (mSv), estimaciones promedio recientes indican que una persona recibe 3mSv por año provenientes de materiales radioactivos naturales y la radiación proveniente del espacio exterior.  Si hacemos una comparación de la cantidad de radiación que recibimos en la toma de una radiografía dental ésta equivaldría a 0.005mSv que es comparable a la radiación natural que recibiríamos en un día y el riesgo adicional de por vida es insignificante.  Si este dato es comparado con otros estudios radiológicos como sería una tomografía(CT) de abdomen y pelvis donde la radiación es de 30mSv es comparable a 10 años de radiación natural y un riesgo adicional de por vida de cáncer fatal debido al examen moderado.

Es por múltiples razones científicas y lógicas que el estudio no es concluyente y no debe hacer una relación directa de causa y efecto; carece de validez científica y la metodología es cuestionable.  Por otro lado, la mediana en edad de los pacientes estudiados era de 57.5 años y sabemos que la exposición a radiación a la que estuvieron expuestos fue mayor y ésto los coloca como individuos en grupo de alto riesgo de padecer meningiomas.

Existen también muchas dudas en cuanto al diseño del estudio y sus resultados.  Esto nos lleva a cuestionar porqué radiografías de mordida son más riesgosas cuando una serie completa de radiografías incluye de 2 a 4 radiografías de mordida.  Este hecho nos llevaría a concluir que una radiografía de mordida posee de 50 a 100% mayor riesgo que una serie completa, dato que es biológicamente imposible.

Como toda ciencia de la salud debemos sopesar ventajas versus riesgos de los procedimientos que realizamos.  Debemos como profesionales de la Odontología ser asertivos con el paciente y no hacerle suponer que las radiografías son un procedimiento benigno, todas sus dudas deben ser contestadas, de esa forma reduciremos el número de pacientes ansiosos que sobreestiman los riesgos de la radiación retardando el tratamiento dental requerido.

Recuerde, los peligros de la radiación están en no informarse.

 

La doctora Ginette Izquierdo es Catedrática Auxiliar de la Escuela de Medicina Dental –Departamento  de Ciencias Quirúrgicas, Sección de Diagnóstico Oral y Radiología– del Recintos de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.